domingo, 1 de junio de 2014

Práctica 7. ¡Hipoterapia!

Qué hemos realizado?


            La práctica tuvo lugar en el Club Hípico Los Árabes, a través de la actividad que desarrolla Proyecto Vitae. Dividimos la clase en grupos pequeños de unas catorce personas aproximadamente. La práctica consistía en conocer las terapias asistidas con animales en las que se utilizan los caballos como elemento mediador y su impacto en usuarios y familias. La práctica se basó en la observación de las actividades terapéuticas que realizaba una fisioterapeuta. Pudimos observar tres sesiones diferentes.






¿Qué cambios se han producido a nivel personal?

      Los cambios que se han producido a nivel personal, están íntimamente relacionados, con un cambio de visión terapéutica. Concretamente con el ambiente donde se realiza la terapia. Puede ser más beneficioso y estimulante utilizar actividades o entornos diferentes a una simple habitación de terapia. Por ejemplo, en la hipoterapia, el paseo a caballo, provee una entrada sensorial a través del movimiento variable, rítmico y repetitivo. La respuesta del movimiento resultante en el paciente, es semejante a los movimientos humanos de la pelvis cuando anda. La variabilidad de la marcha del caballo, posibilita terapéuticamente graduar el grado de sensaciones que recibe el paciente. A nivel personal, después de observar una intervención terapéutica con caballos, pienso que es una forma de trabajar, más estimulante y atractiva para los usuarios.

Valoración personal sobre la práctica.

            Personalmente, pienso que ha sido una práctica muy innovadora e interesante. Durante la carrera se nos había nombrado la terapia con animales, como estrategia de intervención, pero nunca habíamos vivenciado ninguna.  Bajo mi punto de vista, destacar los efectos positivos sobre la salud de las personas, gracias a la Hipoterapia. Ésta, tiene un impacto favorable a nivel social, ya que al montar a caballo, las personas con discapacidad o con alguna enfermedad ya no se encuentran aisladas, sino que realizan una rehabilitación incubierta con una actividad lúdica y de ocio. Además, ayuda a las personas a sentirse más eficientes, desempeñando un rol distinto y motivador, como ser jinete.

             Para finalizar, destacar mi agrado de la práctica. Ha sido muy satisfactorio aprender sobre este tipo de terapia. Nos lo hemos pasado muy bien, viendo las instalaciones del centro hípico, los caballos y subiendo a caballo.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada